martes, febrero 03, 2009

El nivel de dolor: el quinto signo vital

Hasta ayer yo sabía de la existencia de cuatro signos vitales: el pulso, la presión sanguínea, la frecuencia respiratoria y la temperatura. Ayer en clase, el profesor mencionó que actualmente se considera al nivel de saturación de oxígeno como un signo vital adicional. Hoy leí algo que habla de otro (el "quinto") signo vital: el nivel de dolor.

Brian K. Peterson, en el capítulo Vital Signs del libro Physical Rehabilitation: Evidence-Based Examination, Evaluation, and Intervention(Michelle Cameron, Linda Monroe; 2007), dice lo siguiente sobre los signos vitales (página 598):
Los signos vitales son indicadores críticos de la salud de una persona y de su estado médico actual. Las células y órganos del cuerpo requieren un ambiente interno relativamente constante para funcionar y los signos vitales reflejan si sistemas corporales específicos (circulatorio, pulmonar, neurológico y endócrino) están funcionando apropiadamente. Los signos vitales frecuentemente proveen el primer indicio de cambios fisiológicos dañinos o perturbaciones en el cuerpo y también pueden ser el primer indicio de un retorno a una condición más estable.

Hay cuatro signos vitales tradicionales (también conocidos como signos cardinales): Temperatura, pulso, frecuencia respiratoria y presión sanguínea. Dos medidas adicionales, el nivel de dolor y la saturación de oxígeno, fueron sumados recientemente a ellos. El nivel del dolor fue agregado porque muchos pacientes tienen dolor, y el dolor frecuentemente es la razón por la cual los pacientes buscan ayuda médica. Por lo tanto, el dolor puede ser un indicador del progreso del paciente, de su estado y de su confort [1]. Adicionalmente, el nivel de saturación de oxígeno, según es medido mediante la oximetría de pulso, provee información acerca del nivel de oxígeno que un paciente lleva en su sangre y puede indicar cambios en el estado cardiaco, circulatorio y pulmonar.
El capítulo explica entonces cada uno de estos seis signos vitales. Cuando le toca hablar del nivel de dolor, explica lo siguiente (página 614):
El caso para considerar al dolor como el quinto signo vital brota de los intentos por sobreponerse a las barreras que existen para el alivio del dolor [2], de las metas de mejorar la comunicación paciente/profesional [3] y de los intentos por mejorar la calidad general del cuidado del paciente [4]. El dolor debe ser tomado seriamente y tratado incluso si el paciente no desea quejarse acerca de él o si el dolor es una parte esperada de la condición del paciente [5].
No reproduciré en esta ocasión lo que el capítulo dice sobre el nivel de saturación de oxígeno, ya que lo estudiaremos este semestre en clases; el lector interesado puede acudir al libro citado o a otros recursos. Eso sí, mencionaré las referencias del capítulo que tienen que ver con el dolor como el quinto signo vital:

[1] Perry AG, Potter PA: Clinical Nursing Skills and Techniques (Clinical Nursing Skills and Techniques, ed 5, St. Louis, 2002, Mosby. (Enlace a la 7ma edición)
[2] Lynch M: Pain as the fifth vital sign, J Intraven Nurs, 24(2):85-94, 2001.
[3] Davis MP, Walsh D: Cancer pain: how to measure the fifth vital sign. Cleve Clin J Med 71(8):625-632, 2004.
[4] Chanvej L, Petpichetchian W, Kovitwanawong N et al.: A chart audit of postoperative pain assessment and documentation: the first step to implement pain assessment as the fifth vital sign in a university hospital in Thailand, J Med Assoc Thai 87(12): 1447-1453, 2004. (El enlace lleva a un archivo PDF)
[5] Schaffer I: Postoperative pain as the fifth vital parameter, Medicinski Pregled 54(5-6):283-287, 2001.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada