jueves, julio 23, 2009

Ilusiones cinestésicas y vibración muscular

Mark Latash, en su libro Neurophysiological Basis of Movement(Mark Latash; 2da. ed., 2008)*, describe a las ilusiones cinestésicas (kinesthetic illusions) como "percepciones erróneas de la posición o movimiento de un segmento corporal o del cuerpo entero" (página 262). Antes de leer este capítulo del libro, yo nunca antes había leído ni escuchado nada sobre estas ilusiones cinestésicas.

El libro de Latash explica que un tipo de ilusiones cinestésicas que han sido estudiadas son aquellas que involucran vibración muscular. Hace unas semanas mencioné un libro que habla sobre las aplicaciones fisioterapéuticas de la tecnología de vibración, por lo que hoy me pareció interesante mencionar algo que encontré sobre la vibración en el contexto de la neurofisiología. En la página 262, Latash explica lo siguiente (el texto entre [] lo puse yo; el énfasis en cursiva, también):
La vibración muscular es un estímulo muy potente para los receptores de los husos neuromusculares e induce un nivel inusualmente alto de actividad en estas terminaciones sensoriales. El sistema nervioso central interpreta estas señales como un incremento en la longitud del músculo. En la ausencia de otras fuentes de información [más adelante se explica cuál puede ser otra fuente], esta interpretación conduce a una percepción ilusoria de una nueva posición articular que corresponde a una longitud muscular incrementada. Por ejemplo, la vibración del músculo bíceps braquial induce una sensación de extensión de la articulación del codo que corresponde a un bíceps más largo. Por tanto, si el experimentador solicita al sujeto que iguale los ángulos articulares de sus codos mientras el bíceps de uno de sus brazos es vibrado, el sujeto sobrestimará la longitud del bíceps que vibra y extenderá en menor grado la articulación del codo correspondiente. Estas ilusiones pueden ser muy fuertes y pueden llevar a percepciones de posiciones articulares anatómicamente imposibles, como la hiperextensión del codo. Si otra fuente de información está disponible, como en el caso de que el sujeto observe su brazo, la ilusión desaparece.
Interesante, ¿no?

El semestre que viene mis compañeros y yo nos introduciremos en la rehabilitacion neurológica. Como siempre digo, antes de pretender "rehabilitar" a alguien, nos convendría primero entender bien la neurofisiología del movimiento humano; el libro de Latash, o algún libro moderno similar, debería ser lectura requerida.

(* En el caso de que te interese adquirir el libro mediante el enlace que te doy, ten en mente que la portada que Amazon muestra corresponde a la primera edición del libro; sin embargo, la página en sí y la descripción presentada corresponden a la segunda edición, que es la que te convendría.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada